GUACAMOLE

El guacamole, receta impulsada por la civilización azteca, constituye un plato nutritivo que permite beneficiarnos de las propiedades del aguacate.

El guacamole, originariamente conocido como guacamol en Centroamérica y Cuba, es una deliciosa salsa de aguacate procedente de la civilización azteca. La receta, extendida tiempo después de la mano de los conquistadores entre los países europeos, ha evolucionado según la ubicación geográfica tanto en usos como en ingredientes. Un rico manjar que hoy podemos cocinar fácilmente y que merece ser conocido.

El nombre del guacamole procede del náhuatl “Ahuacamolli”, una unión de las palabras: “ahuacatl” (aguacate) y “molli” (mole o salsa). Según la mitología, el dios tolteca Quetzalcoatl ofreció esta receta a su pueblo y fue posteriormente difundida por la zona de Mesoamérica, ubicada en el este y centro de México y Guatemala. Para los aztecas el aguacate tenía ciertas connotaciones eróticas, creencia que impedía que las mujeres formaran parte de su recolección al considerarse un símbolo que representaba a los testículos.

En sus orígenes el guacamole se elaboraba a base de aguacate machacado, agua, jugo de lima y chile, aunque posteriormente se han añadido diferentes ingredientes como la cebolla,  el cilantro o el ajo. Las costumbres de consumo varían según el punto geográfico en el que nos encontremos.

Back to Blog